LA VERDAD DE LA TORTILLA FRANCESA

La tortilla francesa u omelette consiste en un plato muy simple y fácil de preparar, elaborado con huevos batidos y cocinados con un poquito de aceite o mantequilla en una sartén. Existen muchísimas variedades debido a que la podemos rellenar con multitud de alimentos.

Sus orígenes se pueden remontar a la prehistoria debido a la simplicidad de ingredientes, ya que con tener un huevo ya tienes suficiente materia prima para elaborar una tortilla.

La tortilla francesa es un plato que se prepara en todos los hogares del mundo debido a su fácil elaboración y rico sabor que gusta tanto a niños como a mayores, siendo una receta mundialmente conocida, pero eso sí, tenemos que reivindicar que fue en España donde se le empezó a denominar de esta forma, “tortilla francesa”.

La principal diferencia que encontramos entre la tradicional tortilla de patatas española y la tortilla francesa es, obviamente, que ésta última emplea únicamente huevos batidos como principal ingrediente prescindiendo de las patatas.

¿SABÉIS POR QUÉ SE LLAMA TORTILLA FRANCESA?

Al contrario de lo que muchos pueden pensar su nombre no tiene su origen en Francia sino en España. Los historiadores la sitúan concretamente en la provincia de Cádiz, en la primera década del siglo XIX, durante la Guerra de la Independencia.

En 1810 durante el asedio de los franceses a las poblaciones de San Fernando y Cádiz debido a los bloqueos comenzaron a escasear alimentos de primera necesidad como las verduras, las hortalizas… y entre ellas las patatas con las que elaborábamos nuestra riquísima tortilla española, pero en cambio sí era común tener en las casas alguna gallina que nos pudiera proporcionar huevos, dando lugar a que preparáramos tortillas simples, sin patatas y sin ningún otro ingrediente, que de forma jocosa comenzamos a llamar “tortilla a la francesa” o “la tortilla de cuando los franceses” cambiando su denominación con el tiempo hasta tal y como la conocemos hoy en día “tortilla francesa”. Siendo la tortilla sin ningún tipo de relleno la mejor solución para muchos durante aquellos años y los siguientes años de crisis, cuando apenas se tenía dinero para comprar alimentos. Quedando así bien diferenciadas la tortilla francesa sin relleno y la tortilla de patatas española.

En cuanto al relleno de la tortilla podemos disfrutar de innumerables variedades: patatas, chorizo, queso, jamón, champiñones, espárragos, pimientos, cebolla, atún, salmón… con todo lo que se te ocurra tu tortilla quedará deliciosa.

TRUCOS PARA COCINAR UNA RICA TORTILLA FRANCESA:

  1. Batimos uno o dos huevos con una pizca de sal sin llegar a hacer espuma, ya que si no perderá jugosidad. Ponemos un chorrito muy pequeño de aceite de oliva en una sartén y esperamos a que se caliente bien. Volcamos los huevos y los esparcimos por toda la sartén removiendo con el tenedor lo cual hará que quede más esponjosa. Doblamos por la mitad y le damos la vuelta rápidamente para que no se cuaje demasiado. El sabor será mejor si solo coge un ligero tono amarillo.
  2. Si te gusta muy esponjosa puedes añadir un poco de leche al batir los huevos, aproximadamente una cucharada por cada dos huevos.
  3. También podemos añadir una cucharada de agua por cada huevo al batirla, lo que le dará mayor jugosidad.
  4. Si separamos las claras de las yemas y las batimos hasta casi su punto de nieve, le ponemos una pizca de sal y una pizquita de levadura en polvo para hornear, a continuación mezclamos con las yemas y conseguiremos que quede muy esponjosa.

http://www.palacios.es/para-ti/recetas-para-cocinar/la-tortilla-francesa